0
Historia de las Runas

Historia de las Runas

Las runas vikingas representan a los caracteres más antiguos del alfabeto simbólico mágico que más se utilizaban en las tribus nómadas de Escandinavia y los ejemplares más antiguos que se han encontrado tienen alrededor de unos 2000 años y los símbolos correspondientes se encuentran tallados en roca y en madera.

El origen de las runas vikingas se remonta a la edad de bronce, aunque se cree que son mucho más antiguas, y los pueblos nórdicos utilizaron los símbolos con el objetivo de comunicar sus hazañas y dejar una constancia de las mismas pero principalmente se utilizaban a modo de oráculo mágico.

En muchas ocasiones en historia antigua de Europa del Norte, las runas vikingas solían utilizarse para atraer y proyectar energías para lograr la curación de enfermedades y la protección sobre los pueblos, paralelamente a ello, muchos pueblos las utilizaban para conocer el pasado, presente y futuro con la finalidad de organizarse cuando fuera hora de enfrentar tiempos difíciles.

Según la tradición que cuenta la historia y la filosofía con la cual se solían utilizar las runas vikingas, muchos magos, sabios y sacerdotes de diferentes regiones nórdicas, empleaban los signos tallados en ellas para elaborar todo tipo de talismanes, hechizos, conjuros y recetas o fórmulas mágicas y en los tiempos de la edad media, el conocimiento a cerca de las runas vikingas se comenzó a difundir por todo el continente europeo aunque su utilización comenzó a disminuir considerablemente en el siglo XVIII debido a que la santa inquisición comenzó a prohibir los cultos paganos. Cuando escuchamos nombrar a las runas vikingas, lo primero que se nos viene a la mente son piedras talladas o piezas de madera, pero lo cierto es que las runas no son los objetos sino los símbolos tallados en ellos.

De la misma manera en que los ideogramas de origen chino o las letras hebreas, las runas vikingas expresan ideas y conceptos, como también aluden a las deidades invocando sus poderes, propiedades y cualidades. Aunque es cierto que el objetivo original de las runas vikingas era únicamente mágico, a medida que fue pasando el tiempo, se transformaron en un alfabeto, de hecho, en el norte de Europa, se han hallado varios signos rúnicos en varios grabados sobre rocas y algunos utensilios muy comunes que solían utilizarse para diferentes tareas en la antigüedad. Las runas vikingas antiguas solían fabricarse en fragmentos de madera o en cantos rodados en donde se escribía o se tallaba cada uno de los signos correspondientes al oráculo único.

En la actualidad las runas vikingas modernas conservan los mismos diseños, pero suelen estar hechas con cerámicas o grabadas sobre piedras de cuarzo, aunque también existe un mazo de cartas con la simbología de las runas vikingas en los cuales se puede apreciar a cada uno de los símbolos del alfabeto.

ODÍN

Odín es la divinidad principal entre los dioses nórdicos. Su nombre deriva del nórdico antiguo y significa viento y espíritu.
Su papel, al igual que el de muchos dioses nórdicos, es complejo. Es el dios de la sabiduría, la guerra y la muerte. Pero también es considerado, aunque en menor medida, el dios de la magia, la poesía, la profecía, la victoria y la caza.

Fue a través de su pasión y de su transformante sacrificio del yo que Odín nos dio las Runas. Según la leyenda, colgó durante nueve noches del Yggdrasil, el Árbol del Mundo, herido por su propio espada, atormentado por el hambre, la sed y el dolor, solo y sin ayuda, hasta que antes de caer pudo ver las Runas y con un último y tremendo esfuerzo, las tomó. De esta manera, Odín trae al mundo humano, las runas y sus sabios mensajes.

Acerca del autor
Harumi Puertos
Fundadora de Rutas del Alma Especialista en Terapias Alternativas, Cambios Planetarios y Facilitadora en el crecimiento espiritual.

Deja un comentario