0
El ADN Biológico y Energético

El ADN Biológico y Energético

Cada célula de nuestro cuerpo contiene una mente maestra en su núcleo: ADN, el código original de la vida. El código en esta larga molécula filiforme contiene la información esencial que regula las actividades de la célula y que transfiere los rasgos hereditarios de una generación a otra.

Nuestros genes determinan mucho más que rasgos físicos. Influencian la manera en la que pensamos, sentimos, reaccionamos, formando el curso de nuestra salud, abundancia y relaciones.
No solo heredamos rasgos físicos y tendencias a enfermedades sino heredamos una historia emocional, que a su vez irá construyendo nuestra historia de vida.

“Cada pensamiento que hayas tenido ha viajado a través de tu biología y ha activado una respuesta fisiológica. Las emociones que producen estas experiencias se codifican en nuestros sistemas biológicos, contribuyendo así a la formación de nuestros tejidos celulares y almacenándose en nuestra memoria celular”.
Carolyne Miss

Las emociones son la conexión entre la mente y el cuerpo, son como señales celulares involucradas en el proceso de traducir información en la realidad física, literalmente, transformar mente en materia.

En lo más profundo de la memoria de nuestro ADN se guardan las historias ancestrales. Memorias de experiencias, sentimientos, pensamientos ó dolor no resueltos. Algunas historias se hacen presentes al momento de nacer, otras historias solo esperan un hecho que la desencadene. Una vez activada, la creencia de tus antepasados se reproducirá en tu vida a través de la vibración de la memoria celular transmitida generación tras generación.

Además del ADN biológico, que hemos heredado de manera ancestral, existe también el ADN energético. A diferencia del ADN ancestral que nos pertenece a un gran grupo familiar, el ADN energético es INDIVIDUAL y es el que hemos configurado a través de todas nuestras experiencias de vida a lo largo de la existencia de nuestra alma. Es sólo a través del ADN individual, que podemos lograr una transformación real y profunda incluyendo nuestras memorias ancestrales.

De los 46 cromosomas que tenemos, 22 cromosomas pertenecen a la herencia de papá, 22 cromosomas pertenecen a la herencia de mamá y sólo 2 cromosomas pertenecen a nuestra conexión divina ó ADN Energético.

El ADN Energético es el que dispone, manda, escoge y ordena la forma en que se ha de organizar el ADN Biológico al momento de la concepción, codificando así las características físicas ideales y perfectas para la nueva experiencia de vida.  En consecuencia, tanto el ADN Biológico como el ADN Energético son en sí, un identificador individual en todo el Universo. Por otra parte, el flujo de energías que conforma el ADN Energético, es el encargado de dirigir  cada segmento de cada filamento físico según sus frecuencias y vibraciones dominantes. En otras palabras, estos movimientos de energía, son el resultado de la activación individual diaria, que converge en una constante reorganización estructural en dicho ADN Energético. Cuando llevamos nuestra intención al cambio de algún patrón de creencia o memoria grabada en nosotros, nos volvemos responsables de la situación y de cierta forma, tomamos mayor control de nuestra vida, es aquí donde se abre la oportunidad para llevar nuestra codificación a un punto de equilibrio original.

Debemos considerar que la codificación de nuestro ADN ancestral puede interferir en la codificación de nuestro ADN individual, por ejemplo, si en nuestro ADN individual hay determinadas grabaciones de dones o talentos pero en nuestro ADN ancestral existen grabaciones de pérdidas materiales, es muy posible que tengamos muchos problemas en desarrollar estos dones o talentos con éxito pues siempre tendremos la tendencia a recrear la pérdida pues se trata de una grabación no resuelta desde el pasado. El sanar y liberar las memorias ancestrales negativas, nos permitirá reconectarnos con nuestra codificación positiva o esencial para proyectarnos con todo nuestro potencial.

Recuperar las memorias que nos pertenecen en esencia es responsabilidad nuestra y gracias a los tiempos de cambios que estamos viendo hoy en día, es posible acceder a información que antes, habría sido imposible.

Acerca del autor
Harumi Puertos
Fundadora de Rutas del AlmaEspecialista en Terapias Alternativas, Cambios Planetarios y Facilitadora en el crecimiento espiritual.

Deja un comentario