0
Liberación del dolor emocional a través del sistema límbico

Liberación del dolor emocional a través del sistema límbico

¿Sabías que los aceites esenciales liberan emociones atrapadas en nuestro sistema límbico?

Anatómicamente el sistema olfativo está estrechamente vinculado con el sistema límbico del cerebro. El sistema límbico incluye estructuras como el hipocampo (memoria a largo plazo), la amígdala (emociones), el hipotálamo (sistema nervioso autónomo y las hormonas) y la circunvolución del cíngulo (regula la presión arterial, frecuencia cardíaca y la atención).

Debido al hecho que el sistema olfativo está tan estrechamente vinculado al sistema límbico, y los aceites esenciales tienen efectos fisiológicos y psicológicos tan profundos.

De los cinco sentidos, el olfato es el más sensible para despertar la naturaleza espiritual del hombre. Los aromas mezclados con la luz y sonido impactan al cerebro en formas inusuales fuera de la razón y pueden producir sanidad total en el alma y el cuerpo. Por ejemplo, el peso molecular de los aceites esenciales es lo suficientemente pequeño que permite que los aceites penetren la piel humana, entren a células alveolares del pulmón, atraviesen la barrera de sangre del cerebro, atraviesen la pared celular y aún pueden actuar como mensajeros químicos con inteligencia celular al nivel del ADN.

Cuando inhalas moléculas de aceite aromático, éstas son detectadas por el centro olfativo del cerebro, el cual estimula la parte central que se llama amígdala, la cual es el área que procesa emociones.

La amígdala es además responsable de determinar qué y donde se guardan los recuerdos en el cerebro. Las investigaciones han demostrado que ésta parte del cerebro reacciona únicamente a los olores. No guardará ni palabras ni sonidos, únicamente fragancias.

Por lo tanto, los aceites esenciales pueden ser una llave poderosa para abrir y deja salir el trauma emocional. Pueden liberar recuerdos de la niñez y emociones reprimidas las cuales han impedido nuestro desarrollo. Pueden remover toxinas de nuestra memoria de la misma manera que nuestro cuerpo remueve toxinas dañinas de nuestra sangre. Las emociones reprimidas, arraigadas en el cuerpo, pueden formar propiedades químicas que atacan el sistema inmunológico, por ejemplo, el estómago puede desarrollar úlceras y los riñones piedras, como resultado de estas emociones. Los males físicos están al nivel del alma y los aceites de grado terapéutico tienen la habilidad de abrir el alma a nuestra naturaleza sanadora.

 

Acerca del autor
Harumi Puertos
Fundadora de Rutas del AlmaEspecialista en Terapias Alternativas, Cambios Planetarios y Facilitadora en el crecimiento espiritual.

Deja un comentario

*