0
Como pintar un mandala

Como pintar un mandala

Si nosotros queremos construir un mandala, debemos tener en cuenta su esquema básico: Un círculo y cuatro puntos cardinales.

Obviamente esta no es una regla estricta que no se pueda romper, también puede ser que en lugar de que su base sea un círculo puede ser un triángulo, un cuadrado, o un octágono.

A partir de ahí podemos diseñar nuestro mandala y esto ¡es cuestión de creatividad! puedes decorarlo con imágenes místicas como el símbolo del ying-yang, una cruz, la estrella de David, lunas, estrellas, el sol, flores, aves, paisajes, nubes, figuras geométricas… en fin, busca los diseños que te proyecten paz y tranquilidad.

Como pintarlos

Busca un lugar tranquilo, y observa detenidamente tu mandala, concéntrate en el, si después de observarlo por un largo rato notas que se mueve ¡es la energía que está en movimiento!.

Es conveniente empezar a pintarlo de afuera hacia adentro, esto nos representa el autoconocimiento de lo externo hacia nuestro centro, hacia nuestro interior.

Decide la dirección en vas a pintarlo y trata de mantenerla.

Al elegir los colores puedes hacerlo de manera intuitiva ¡no importa que no combinen los colores entre si! de esta manera podrá descifrar tu estado de ánimo. También podrás hacerlo eligiendo los colores y trata de cambiar tu estado de ánimo de ésta manera.

Tal vez te de sueño en el proceso, si estabas tenso, el mandala está cumpliendo con la relajación, es normal, en este caso es preferible dejarlo ¡y disponte a dormir!.

Si no terminaste el mandala en ese momento, déjalo así, la próxima vez que quieras pintar uno, elige uno nuevo, con colores que vayan más acorde con tu estado de ánimo en ese momento.

Si quieres que el mandala te guíe para el auto-conocimiento, no pienses en formas ni colores, deja que solo te vaya guiando, haciendo lo que en ese momento de manera intuitiva te nazca.

 

Concepto de Mandala

Concepto de Mandala

La palabra mandala proviene del sánscrito, y significa Círculo Sagrado. Es un símbolo de sanación, totalidad, unión, integración, el absoluto.

Un mandala es básicamente un círculo, es la forma perfecta, y por ello nos representa el símbolo del cosmos y de la eternidad. Nos representa la creación, el mundo, el dios, el ser humano, la vida. Podríamos decir que todo en nuestra vida posee las formas del círculo. Desde el universo (el sol, la luna, los planetas) hasta el esquema de toda nuestra naturaleza, los arboles, las flores, etc. todos siguen una linea circular. ¿Y que decir del átomo o la célula?. Todo lo que nos rodea tiene la forma de círculo. Que al mismo tiempo nos representan los ciclos infinitos de la vida. Y si observamos nuestro cuerpo, nos daremos cuenta que todas nuestras formas son redondeadas, esto nos recuerda que somos sistemas dentro de sistemas, pertenecemos al Absoluto y el Absoluto está en nosotros.

Los mandalas han sido usado por los grupos espirituales desde hace mucho tiempo atrás. Caminar, danzar, observa, o dibujar mandalas puede ayudar a curar la fragmentación psíquica y espiritual, también nos ayuda a manifestar nuestra energía creativa y a reconectarnos con nuestro Ser.

Un mandala puede variar en color y diseño, pero básicamente se conforma de un centro y los cuatro puntos cardinales.

Psicológicamente, los mandalas representan la totalidad de nuestro ser. Dado que reflejan la psique humana, cada persona responde a ellos instintivamente, más allá de su edad, género, raza, cultura, etc.

Cuando nosotros trabajamos con los mandalas, es decir, si los dibujamos, si los pintamos, si caminamos sobre ellos etc. esto puede asemejar un viaje hacia nuestra esencia, iluminando zonas del camino que hasta entonces habían permanecido obscuras y hasta ese momento ocultas, permitiendo que brote la sabiduría de nuestro inconsciente.

El mandala es una puerta hacia la institución más íntima del ser humano. Representa la condensación ordenante del universo. Mediante su diseño, contemplación y meditación el ser humano accesa con lo espiritual y se hace parte del todo armonioso, trascendiendo sus limitaciones presentes y las ataduras a su mundo material y conceptual.

Otras utilidades

Los mandalas son útiles para la concentración, activación de la energía positiva, energetización de lugares, meditación profunda para elevar el nivel de conciencia, expander la capacidad de la mente y la memoria

Dentro de una casa mejora la captación de energía y crea un ambiente de armonia y balance, también nos sirve para transmutar la energia negativa en positiva.

En el negocio atraerá la abundancia y prosperidad.

Para la salud, nos protegerá de las energías negaivas del entorno..

Los mandalas pueden ayudarte en el equilibrio de los chakras, en ese caso habra que elegir el color adecuado dependiendo de la cualidad que se quiere trabajar. El mandala enviará impulsos a la mente interna llegano a los receptores del cerebro en donde se procesará y se obtendrá una reaccion.

Son muchos los beneficios que podemos tomar de un mandala, lo mínimo que puede hacer por nosotros es ayudarnos a centrarnos cuando sufrimos de alguna alteración nerviosa, nos ayuda a relajarnos y a encontrar la paz en medio de las dificultades y eso en medio de un mundo tan complejo y conflictivo ¡resulta bastante!.

Ejercicio básico de meditación

Ejercicio básico de meditación

Busca un lugar donde no seas interrumpido en los próximos 30 minutos. Apaga celulares, este momento es solo tuyo.

Busca la posición más cómoda para ti, ya sea sentado o acostado, realmente lo importante es que estés cómodo para no distraerte por molestias físicas o incomodidad. Si al acostarte, te quedas dormido en la meditación, elige estar sentado.

  • Respira profundamente y centra tu atención en el corazón.
  • Haz un recorrido de los tobillos a la cabeza, deteniéndote en cada parte, visualizando como sueltas y liberas tensiones, comienza en los pies, los tobillos, rodillas, piernas, muslos, sigue subiendo por cada zona de tu cuerpo, liberando tensiones, hasta llegar a la cabeza. Sigue respirando profundamente.
  • Pide a tu Yo Superior, tus Ángeles, tus Guías o la Divinidad en la que tengas fe, que te asista durante esta meditación.
  • Visualiza una luz blanca desde lo alto y observa como ingresa a través de tu coronilla, recorriendo tu cuerpo completo, desde la coronilla, pasando por tu frente, garganta, corazón, plexo solar, vientre y piernas y mientras la luz hace su recorrido, limpia tu sistema energético completo. Esta luz blanca limpia, sana, purifica, armoniza y perfecciona tu sistema energético completamente.
  • En este momento ya te encuentras en un buen estado de relajación y has armonizado tu sistema energético. Es momento de establecer una conexión mayor. Si tienes algún problema que resolver, si quieres guía sobre tu vida o algún conflicto que te preocupe, este es el momento para preguntar. Realiza tu pregunta o petición y permite que la energía fluya, que las respuestas lleguen ya sea en forma de imágenes, sonidos, sensaciones, no condiciones nada. Es posible incluso, que las respuestas no se den inmediatamente, sino que se revelen en sueños o incluso, en tus actividades en los próximos días. A través de la meditación abres un canal de comunicación con los campos sutiles pero no puedes condicionar la respuesta a las formas que deseas, después de establecer tu petición, se receptivo y acepta las diversas formas en que te pueden llegar las respuestas.
  • Cuando hayas finalizado con tu meditación, incorpórate poco a poco agradeciendo a tus guías, ángeles o seres de la Divinidad por su asistencia.
El ambiente para meditar

El ambiente para meditar

Para la meditación siempre será importante contar con un lugar en donde podamos estar en silencio y sin interrupciones durante 30 minutos por lo menos.

Si no estamos habituados a la meditación, es importante crear inicialmente, un ambiente que nos ayude a sintonizarnos mentalmente a esta actividad, posteriormente, te drás cuenta que en la medida en que vas intengrando la meditación como una forma de vida,  los elementos para crear un ambiente, ya no serán indispensables, pues la meditación, para hacerse efectiva, solo requiere de un elemento base: Tu mismo.

Pero si te estás iniciando, te sugiero los siguientes elementos para empezar a integrar esta actividad en ti:

  • El lugar ideal: El más silencioso posible. Que haya poco tránsito de personas. Que no permita el paso de demasiada luz solar. Que pueda refugiarse en él sin ser interrumpido.
  • La ropa para meditar: Debe ser cómoda y floja como pants o trajes usados en artes marciales. Evita las fibras sintéticas, ya que su contenido plástico aisla nuestro cuerpo, impidiendo que fluya adecuadamente la energía.El color más adecuado para meditar es el blanco, el cual nos permite un mejor fluido de la energía generada en la meditación.
  • El horario: Cada persona deberá establecer su propio horario en la meditación. Solamente a modo de sugerencia, podemos comentar que por la mañana, nuestra mente se encuentra descansada, con menor tensión. Esto hace que nos relajemos más fácilmente. La meditación por la noche, puede ser un poco más difícil para concentrarse, sin embargo, te ayudará a relajar la tensión del día y también a conciliar el sueño. Cada persona funciona de manera diferente. Experimenta y decide tu propio horario, busca el momento en que te sientas más dispuesto, establece la hora y medita regularmente. Forma una disciplina, ya que ésta es indispensable para el desarrollo espiritual.
  • La música: La música nos ayudará a aislarnos de los sonidos del exterior y nos inducirá a un nivel más profundo de relajación. La música utilizada en meditación debe ser suave y estable, que no sea de tipo pasional, de altos contrastes o dramática. Es necesario una música hasta cierto punto monótona, la cual nos conduce a un nivel alfa. Pueden ser sonidos neutrales o música instrumental (no clásica).Un tipo excelente de música es la llamada “música de la nueva era” (new age).El volumen no debe ser muy alto, ya que servirá sólo como fondo de la meditación.
  • La postura: Si estás habituado a la meditación, puedes meditar al estilo oriental, en el suelo, en posición de loto sentado en un zafú. Para el estilo occidental, esta posición puede ser un poco incómoda, por esa razón, puedes hacerlo sentado en una silla. La silla debe ser estable, de cuatro patas bien balanceadas en el piso y de preferencia de madera. La madera es mejor porque absorbe el miedo y ayuda a asentar la energía.
  • Las velas: Las velas nos recuerdan nuestro origen luminoso y eterno, ya que: Intensifican las emociones. Nos relajan. Ayudan en la concentración. Proporcionan una atmósfera mística. Consumen y transmutan energías discordantes. Tranquilizan la mente y ejercen una acción de equilibrio energético. Las velas no deben ser elaboradas con productos animales, ya que producen ciertas vibraciones no convenientes para la meditación. Se recomienda usar velas no aromáticas, cuya etiqueta dice: “para usos religiosos”. Pueden ser veladoras o cirios.
  • Los inciensos: El incienso simboliza que nuestras oraciones se elevan al cielo. Es purificador. Activa la meditación. Neutralizan las energías negativas. Nos hacen sentir en un ambiente neutral. Ayudan a producir una expansión mental que hace fluir nuestros pensamientos más puros. Hacen resonancia con las vibraciones espirituales.
  • Que inciensos usar: Para la meditación es importante utilizar inciensos de un aroma suave como de rosa, pino, loto, violeta, sándalo, jazmín, etc.
  • Que inciensos no usar: Evita los inciensos frutales como papaya, fresa, coco, etc. Ya que su aroma desvían la atención.

 

Respiración en la meditación

Respiración en la meditación

Respirar bien es vivir bien. La respiración trae muchos beneficios:

  • Es un excelente antídoto para la fatiga, la depresión, tensiones, estrés, trabajo de oficina intenso…
  • Mejora la digestión pesada y favorece su buen funcionamiento ya que facilita el motor circulatorio y la mejor captación de oxígeno y expulsión de CO2.
  • Contribuye a mejorar el rendimiento de los deportistas y su capacidad pulmonar
  • Mejora el funcionamiento de órganos internos .
  • Proporciona una herramienta útil a los asmáticos.
  • Para los Yoguis, el respirar lenta y profundamente es sinónimo de vivir mucho tiempo y con buena salud.

Respiración básica

Inhala y exhala siempre por la nariz, sintiendo que se llenan por completos tus pulmones.
Este tipo de respiración produce en nuestra mente ondas largas y extensas (ondas alfa) que nos permitirán realizar una meditación más profunda.

Esta técnica de meditación podrás utilizarla para relajarte al principio de una meditación, siendo ésta controlada por ti. Al entrar ya en meditación, la respiración funcionará en automático sin que te forces a controlarla.

Respiración y visualización

Al ser la respiración una forma natural de sanación, depuración y restauración se puede complementar con afirmaciones y visualizaciones para un propósito en particular. Al exhalar se liberan las toxinas propias de nuestro cuerpo y nuestra energía. Al inhalar se ingresa energía que restaura y nutre . Bajo este principio, podemos completar de diferentes maneras, por ejemplo, observa las siguientes afirmaciones como ejemplo y después crea las propias:

Al inhalar piensa: “Inhalo paz y tranquilidad”
Al exhalar piensa: “Abandono tensión y preocupación”.
Al inhalar piensa: “Inhalo abundancia y prosperidad”
Al exhalar piensa: “Abandono miedos e inseguridad”
Al inhalar piensa” Inhalo amor”
Al exhalar piensa: “Abandono odios, rencores y resentimientos”

Puedes crear cuantas combinaciones quieras dependiendo del propósito a seguir. El positivo contiene tu meta a concretar y el negativo aquello que te impide lograrlo.