0
Características del Alma Gemela

Características del Alma Gemela

Esta semana la continuaremos hablando del tema de las almas gemelas y en esta ocasión nos adentraremos más en los detalles ¿como reconocer a nuestra alma gemela? ¿Que condiciones deben existir para el encuentro consciente?. ¡Vamos directo al tema…!

Estos dos seres para estar en condiciones de formar la pareja gemela en una vida deben coincidir en:

  1. Los aprendizajes de vida que deben realizar.
  2. Las misiones a cumplir.
  3. Corresponder al mismo nivel de evolución.

Leer más

Alquimia Sexual

Alquimia Sexual

El estado supremo del amor humano es la unidad de un alma en dos cuerpos”. Sri Aurobindo

El amor es una energía intangible y representa la perfecta integración de la mente y el corazón, unidos a nuestro cuerpo físico. El amor solo puede materializarse a través de nuestro cuerpo físico, a través de nuestra sexualidad.

A través de la fusión de los cuerpos, se hace posible la circulación de toda corriente eléctrica universal que rige la manifestación y la creación.

Al igual que en la física, para que un foco tenga luz eléctrica este debe estar conectado a un polo positivo y a un polo negativo. Al unir dos cuerpos, se unen dos polaridades, una masculina y otra femenina. Al fusionar conscientemente estas polaridades opuestas se dará la apertura al verdadero amor, produciéndose la luz.

La fusión de los polos opuestos de estos cuerpos físicos crea de forma natural una zona energética muy potente. A través de esta experiencia se funden el físico, el corazón y la mente creando un poderoso torrente energético que viaja desde el sexo al cerebro potenciando el sistema nervioso y el poder espiritual en lo alto de la cabeza.


La energía sexual potencia nuestra energía vital recorriendo todos nuestros centros de energía, limpiando, equilibrando y expandiendo, llegando hasta el chakra corona, y de esa forma, creando nuevas conexiones con lo Divino.
El tener una conexión sana, natural y consciente con nuestra sexualidad, equivale a integrar totalmente materia y espíritu.

La sexualidad, como todo lo que representa nuestra experiencia de vida en el planeta tierra, pasa por estados de consciencia y evolución, de esta forma, en su parte más básica, la sexualidad es un mecanismo de procreación, impulsada por la supervivencia de la especie humana. Posteriormente podemos pasar a un nivel mayor, a través de los sentidos, las sensaciones, el placer, dejando de ser un mecanismo automático, para pasar ahora, a uno sensitivo. Finalmente podemos hacer de este acto, un acto consciente, un acto sagrado, en donde podamos experimentar la fusión integral (físico y espiritual) de dos polaridades que a través de su sexualidad, multiplican y expanden su energía y potencial, siendo conscientes del torrente energético que esto genera, tomando responsabilidad de ello para no corromperlo a través de relaciones pasajeras o intrascendentes, pues no podemos hablar de evolución, sin involucrar el amor.

El sexo en las relaciones carentes de amor (solo búsqueda de placer ó compañía) no activan el potencial de energía al tratarse de una idea corrompida del amor, falta de respeto al cuerpo físico (nuestro templo) y falta de consciencia en las consecuencia (creación de lazos kármicos innecesarios), no activa el potencial pues la base una frecuencia de muy baja densidad. De cierta forma, a través de la sexualidad se hace posible materializar el amor cuando radica en su forma más pura en el corazón humano, solo ahí, se hace posible que surja la luz.

Rompiendo los esquemas del amor

Rompiendo los esquemas del amor

Nos hicieron creer que el “gran amor”, sólo sucede una vez, generalmente antes de los 30 años. No nos contaron que el amor no es accionado, ni llega en un momento determinado.

Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida sólo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en nuestra vida merece cargar en las espaldas la responsabilidad de completar lo que nos falta.

Las personas crecen a través de la gente. Si estamos en buena compañía es más agradable. Nos hicieron creer en una fórmula llamada “dos en uno”: dos personas pensando igual, actuando igual… que era eso lo que funcionaba! No nos contaron que eso tiene un nombre: anulación. Que sólo siendo individuos con personalidad propia podremos tener una relación saludable.

Nos hicieron creer que el casamiento es obligatorio y que los deseos fuera de término deben ser reprimidos.

Nos hicieron creer que los lindos y flacos son más amados.

Nos hicieron creer que sólo hay una fórmula para ser feliz, la misma para todos, y los que escapan de ella están condenados a la marginalidad. No nos contaron que estas fórmulas son equivocadas, frustran a las personas, son alienantes, y que podemos intentar otras alternativas.

Ah, tampoco nos dijeron que nadie nos iba a decir todo esto: cada uno lo va a tener que descubrir solito. Y entonces, cuando estés “enamorado de ti mismo” podrás ser feliz y te enamorarás de Alguien.

Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor aunque la violencia se practica a plena luz del día.

Por: John Lennon

El encuentro consciente de las almas gemelas

El encuentro consciente de las almas gemelas

Las almas gemelas representan un fuerte lazo entre dos que han existido a lo largo  de muchas encarnaciones, uno ayuda al otro a aprender las lecciones que necesita en esta vida.

Las  almas  gemelas  incluyen  relaciones  no  románticas  que  son  unidas  para trabajar en  una tarea específica. Es  común imaginar que las  almas gemelas solo  se  unen  para  realizar  un  amor  romántico,  sin  embargo,  la  variedad  de tareas  son  ilimitadas.  Podría  ser  pagar  una  deuda  kármica  o  trabajar  en  un proyecto  desafiante  que  ambos  consideren  importante.  La  relación  puede durar sólo el tiempo necesario para terminar la tarea, pero el lazo de amor será evidente para otros, incluso si no es reconocido por los involucrados.

Leer más

Parejas kármicas y dhármicas

Parejas kármicas y dhármicas

A través de nuestras relaciones vivimos los aprendizajes más profundos de nuestra existencia. Nuestra familia, nuestros amigos o nuestra pareja, representan nuestros mejores Maestros del alma y justo a este aprendizaje, es a lo que llamamos karma.

Una pareja kármica nos representa la oportunidad de resolver conflictos o situaciones negativas en las que nos hemos involucrado desde vidas anteriores. No hay uniones que se establezcan en base al amor romántico o idealizado propiamente, las uniones llevan un propósito espiritual que desconocemos al momento de unirnos, pero que poco a poco se va revelando ante nosotros y si tenemos la suficiente apertura, podremos verlo claramente.

Leer más

El amor en la vieja y en la nueva energía

El amor en la vieja y en la nueva energía

Todo cambia y todo evoluciona y la perspectiva del amor no es la excepción. En estos momentos nos encontramos justo en el puente del cambio de energía y por eso sentimos que el amor revoluciona, estableciéndonos con nuestra pareja o al contrario, rompiendo con ella, ya que esta revolución tiene el propósito de romper todo aquello que no está sustentado en bases firmes, en amor. Solo el amor esencial permanecerá en este tiempo. ¿Que diferencias hay entre el amor de la vieja energía y el amor de la nueva energía? Bueno, realmente el amor esencial no cambia, lo que cambia es la perspectiva, la creencia que tenemos acerca de ello o simplemente nuestro nivel de conciencia.

El amor en la vieja energía

En la vieja energía le llamábamos amor a la dependencia, a la posesión. Volcábamos nuestra vida en la otra persona esperando que ella fuera responsable de nuestra vida y nuestra felicidad, decíamos frases como “busco una persona que me haga feliz” ó “Quiero un amor para no sufrir de soledad” ó “Sin una pareja estoy vacío”. La dependencia era mutua entre parejas, la mujer dependía del sustento del esposo y el esposo de las labores del hogar que desempeñaba la esposa, ambos dependían emocionalmente de la pareja por lo que era difícil concebir la vida “sin ella”. Se pensaba que “el amor duele” sin contemplar la idea de que cuando duele… no es amor. Más que la unión, se busca la atadura. Más que compañía se busca poseer. Se busca siempre “la media naranja” pensando que un compañero es complemento del otro (como si se estuviera incompleto).

El amor en la nueva energía

En la nueva energía ninguna de las partes espera que su pareja “la haga feliz” ya que ambos saben que esta difícil responsabilidad solo nos pertenece a nosotros mismos. No esperamos que nuestra pareja llene nuestras expectativas o llene nuestras carencias o vacíos internos ya que la pareja se une para compartir y solo se comparte cuando se está lleno internamente, cuando se vive con vacíos la demanda a nuestra pareja es tan grande que terminamos desgastándolo, nunca es suficiente para llenar el vacío. Las parejas comparten absolutamente todo, tanto el apoyo incondicional de ambos, como el apoyo en el sustento diario, las labores del hogar o la educación de los hijos (que hermoso ver actualmente a los papás muy involucrados con los hijos). Se tiene la certeza que el amor no duele, porque es la base de la creación humana. Se deja de buscar “la media naranja” para buscar una “naranja completa” que comparta su individualidad con nosotros.

Todas las etapas son necesarias y todas tienen su razón de ser. Era necesario vivir el amor dependiente para poder así romper las ataduras y poder conocer el amor incondicional. Las personas adultas que nos encontramos aquí en este momento, hemos vivido esta parte del amor condicionado y estamos en este proceso de transformación. Dejarlo fluir, reflexionar y transformar nuestras creencias nos abrirá a una nueva realidad transformando todas nuestras relaciones y liberándonos del sufrimiento en este tema. El amor se convierte aquí en libertad y fuente de superación para ambas partes.

Hay dos canciones que nos pueden ilustrar un poco este tema, por ejemplo, “Mano con Mano” de Sergio y Estibaliz, nos muestra el amor dependiente, donde una parte se nutre de la otra para ser.

La canción “ Yo te quiero libre ” de Silvio Rodríguez, nos habla de como podemos compartir una vida, sin coartarse las alas a la persona que nos acompaña.

Es importante aclarar que las canciones solo son utilizadas para ejemplificar. No se trata de una crítica hacia la canción sino son un medio de reflexión.
¿Con que canción te identificas tú?
¿Cómo vives el amor?