0
Los desafíos de las personas índigo y cristal

Los desafíos de las personas índigo y cristal

Hablar de frecuencia índigo y frecuencia cristal es hablar de evolución, es hablar de consciencia y si bien, esto es una realidad, también es cierto que el tema se ha mitificado mucho, haciendo pensar que las personas con esta vibración, al ser Maestros, están libres de conflictos, problemas o desafíos, nada más lejos de la realidad.

En la medida en la que aumentamos nuestros niveles de consciencia, aumentamos también los niveles de responsabilidad y aunque los desafíos de esta frecuencia, no están tan ligados al sufrimiento extremo, por supuesto si hay momentos de desequilibrio, dolor e inestabilidad que es importante atender.

Los desafíos de las personas índigo y cristal están estrechamente relacionadas a su personalidad, los mismas cualidades que se les han dado para desarrollarse en este mundo y en este momento y que conforma su particular forma de irradiar luz, son las mismas que crearán sus más grandes conflictos, problemas y desafíos.

Tanto personas índigos como cristales podrán encontrar sus mayores debilidades en los siguientes puntos:

  • Desconexión con el mundo material: Debido a que se tiene una mayor conexión con el mundo espiritual, se tiende a desconectarse con el mundo físico y material, dejando de lado necesidades básicas con nuestro cuerpo físico o llevar una mala relación con el dinero. El gran desafío es lograr un punto medio en donde a través de nuestra espiritualidad, se pueda crear una vida material con propósito.
  • Desequilibrios energéticos: Debido a la sensibilidad que poseen las personas índigo y cristal, es posible percibir las energías de las personas que les rodea corriendo el riesgo de alojar involuntariamente esta negatividad en su propia energía causando desequilibrios. El desafío es estar abierto a toda percepción sin alojar en nosotros energías que no nos pertenecen.
  • La comunicación: Los índigo son inquisitivos y demasiado directos para decir la verdad. Los cristalinos demasiado callados. El índigo debe aprender a ser más diplomático y tener más tacto al expresar su verdad para no lastimar a los demás y los cristal deben aprender a expresar su verdad, pues es necesario esparcir semillas de luz a través de su sabiduría.
  • El corazón: Tanto índigos como cristales tienen un trabajo especial con el corazón, no es solo trabajar a través del amor incondicional o la compasión y empatía, también se trata de construir relaciones personales. Ambos deben aprender a abrir el corazón sin temor a ser rechazados.

Actualmente existen alternativas para ayudar en este proceso de aprendizaje a través de la medicina alternativa y vibracional y el manejo de energía.

Fuera del mito índigo y cristal

Fuera del mito índigo y cristal

“Debemos estar dispuestos a deshacernos de la vida que hemos planificado, a fin de tener la vida que nos espera. La piel vieja tiene que ser retirada antes de que nueva energía venga” Joseph Campbell

 La energía índigo tiene que ver con EL RECONOCIMIENTO DE NUESTRA IDENTIDAD, después de un largo camino andado y habernos perdido múltiples veces, por fin emprendemos un camino de regreso a casa, que no es más que el regreso a nuestra verdadera esencia. A través de muchas vidas y muchas experiencias el alma ha podido conocerse a si misma a través de su sombra, a través de lo que no es, porque solo conociendo lo que NO somos, reconocemos quienes SI somos. La energía índigo y cristal representan el camino de regreso a la Luz y el reconocimiento de nuestra verdadera esencia.

La energía índigo corta de raíz la mala hierba con fuerza y determinación, la energía cristal siembra amor en este nuevo campo. La energía índigo se abre camino como guerrera incansable señalando lo que ya no funciona en nuestro sistema de vida, colapsando y revolucionando lo que toca de tal forma que no puede pasar desapercibida. La energía cristal concilia y genera el amor dentro de la revolución creada y nos da la pauta para crear, la energía nueva que regirá el nuevo mundo.

No estamos hablando de ángeles en la tierra, ni de genios o seres especiales, no estamos idealizando ni creando más deidades, ni estamos abordando un tema de moda. Estamos hablando de un proceso evolutivo NATURAL, en el cuál no solo se han involucrado muchas, muchas personas ya, sino que el planeta mismo, vibra bajo esa misma frecuencia.

¿Consideras que tienes un niño en casa con cualidades índigo o cristal? ¿Temes no saber como tratarlo o educarlo? Puedes quitarte un peso de encima, los niños índigo o cristal no vienen a ser educados propiamente, sino a enseñarnos nuevas formas de relacionarnos, respetarnos y evolucionar JUNTOS no desde la separación de la energía anterior donde mamá y papá eran autoridad a obedecer, sino desde la IGUALDAD, respetándonos mutuamente como SERES INDIVIDUALES. No se trata de educar propiamente, sino de CRECER Y EVOLUCIONAR JUNTOS.

Mucho se ha hablado de las “afecciones” que atañen a la energía índigo o cristal. El déficit de atención, la hiperactividad, la sensibilidad extrema, el desorden, el hacer mil cosas a la vez, la necesidad de aislarse, el miedo al conflicto, etc. No solo se buscan terapias para “sanar” estas formas de manifestación sino que la persona vive con la creencia de que “algo” está mal en ella. ¿Qué tal si estos factores no fueran afecciones sino solo una forma de manifestación de la energía? ¿Y si estos “defectos” tuvieran su razón de ser y fueran parte del desarrollo de la misión y don de la persona? ¿Cómo podría canalizarse esta energía para manifestarla de manera positiva?.

Las personas con cualidades índigo o cristal, no son ángeles ni genios, ni seres especiales, son SERES HUMANOS que fuera de toda idealización, SUFREN y tienen EXPERIENCIAS y DESAFÍOS como toda persona. Es común la falta de confianza, la inseguridad, el miedo, el ser exageradamente complacientes ó soñar y soñar sin poner los pies en la tierra. También es común el tener conflictos con el manejo de dinero, ser perfeccionistas, o tener un enorme ego. Las zonas negativas nos revelan MUCHO del aprendizaje que la persona está teniendo y nos dicen mucho del DON a desarrollar ¿Cómo conocer nuestros dones a través de nuestros desafíos?.

Muchos niños están naciendo con esta vibración… muchos adultos han elegido crearla en si mismos.

¿Es posible que una persona porte ambas energías en si misma?

Las energías externas y su impacto en nuestra energía

Las energías externas y su impacto en nuestra energía

En la medida en que cada ser pueda manifestar con mayor libertad y amplitud la frecuencia índigo o cristal, ésta impactará en su entorno transformando el lugar, haciendo que más personas aceleren sus procesos, cambiando su frecuencia también. Los Maestros Índigos o Cristal no solo ayudan al planeta a través de sus roles como terapeutas alternativos, sanadores o artistas, también lo hacen influyendo el entorno a través de su propia irradiación energética pues, como nos dice el principio de resonancia, la vibración más baja se alinea a la vibración más baja o sutil.

Las frecuencias de la energía de la tierra están ascendiendo a 11.6 ciclos por segundo o más desde los 8.6 ciclos de 1995, una frecuencia ya más alta que la normal, de 7.8 ciclos por segundo.

Así como los patrones energéticos humanos afecta a la Tierra, los cambios en los patrones energéticos de ella nos afectan a nosotros.  A medida que las energías terrestres evolucionan a frecuencias más altas, nuestras energías humanas responden a esas nuevas frecuencias.

Gradualmente somos estimulados por estos ciclos más rápidos y sentimos urgencia sobre nuestro crecimiento espiritual.

El incremento de las energías de la Tierra nos brinda el marco necesario y el apoyo para que al fin podamos utilizar el 90% inactivo de nuestro cerebro, al cual los científicos no le han encontrado hasta la fecha su propósito.

Al comienzo, la presencia de frecuencias elevadas disparará un proceso de limpieza y desintoxicación de cualquier frecuencia baja, cualquier cosa que nos haya estado limitando en el pasado, surgirá para ser revisada y liberada.

La fuerza de las estructuras sociales que imperó por muchos siglos en el planeta ha comenzado a decaer.  A medida que el nuevo paradigma que honra al individuo se va estableciendo, mucho seres se van liberando de las forma de pensamiento que los han condicionado por muchos siglos.

Las personas índigo o cristal son las que traen las nuevas estructuras que tiene por objeto ayudar a liberar a aquellos que se sienten presos de los viejos sistemas sociales.

Es importante comprender que mientras estas personas crean su propia definición de lo que significa vivir, están trayendo una sanación, tanto a aquellos que son mayores que ellos como a aquellos que no han nacido todavía.

De una u otra forma, todo ser humano posee energía índigo o cristal, algunos en mayor proporción que otros pues esta energía irradia del planeta mismo. ¿De que depende que poseamos mayor o menor frecuencia índigo o cristal?

Depende de la expansión de conciencia personal de cada ser humano interesado en que las cosas cambien, evolucionen.

Todos tenemos la posibilidad de ser potencialmente índigos o cristal, las frecuencias energéticas están ahí, todo depende del nivel de apertura al cambio que cada uno de nosotros esté dispuesto a asimilar. Ambas frecuencias están a nuestra disposición para que la integremos a nuestras vidas.

Cuanta mayor sea tu apertura de conciencia, cuanto mayor sea tu capacidad para desarrollar la certeza de TU VERDAD, cuanto más confíes en las cualidades de tu hemisferio derecho, mejor integrarás dichas frecuencias, contribuyendo con esto, al  cambio frecuencial de este plano.