0
La digestion y nuestra forma de digerir la vida

La digestion y nuestra forma de digerir la vida

En el estómago se digiere la vida, en el se reciben todas las impresiones que vienen del exterior para ser digeridas.

Tomando en cuenta la bipolaridad, el femenino y masculino, el ying y el yang, el estómago representa parte de nuestro femenino.

La capacidad de recibir los alimentos exige apertura, pasividad y capacidad de entrega. El principio femenino engloba la capacidad de aceptación, la abnegación, la sensibilidad y la facultad de recibir y guardar.

Leer más

Los resfriados, cuando la situacion nos rebasa

Los resfriados, cuando la situacion nos rebasa

Un resfriado llega cuando una circunstancia o un problema nos ha rebasado y es ya una situación crítica.

Es importante señalar que aunque decimos una “situación” crítica no necesariamente estamos hablando de grandes sufrimientos, sino de circunstancias cotidianas que pueden sacarnos de balance, como puede ser la presión del trabajo, nos referimos a circunstancias que de momento pueden cansarnos, agobiarnos y desear mantenernos lejos de esta situación.

Leer más

La presión arterial y la evasión de conflictos

La presión arterial y la evasión de conflictos

La sangre es el sustento de la vida y la expresión de la individualidad. La información contenida en una gota de sangre representa la información total y única del individuo, pudiendo hacer con ella un diagnóstico completo.

Cuando hablamos de presión sanguínea estamos hablando de la sangre y por otro lado las paredes de los vasos que la contienen. La sangre fluye y debiera fluir como la vida misma. Las paredes de los  vasos representan las fronteras que se nos presentan y la forma en que les hacemos frente a estas fronteras (limitantes, problemas, conflictos, etc.) dicho en otras palabras, representa las resistencias que ponemos ante cada conflicto.

Leer más

Dolor de cabeza

Dolor de cabeza

La cabeza es considerada la matriz del pensamiento y del razonamiento lógico. Es el lugar donde se crean todos los proyectos. Representa lo alto mientras que nuestro cuerpo representa lo bajo, por ello, solemos considerar la cabeza la parte más importante de todo nuestro cuerpo, pues a partir de ahí, parece regirse y proyectarse el funcionamiento de muchas áreas de nuestra vida.

Leer más

Relación Mente-Cuerpo

Relación Mente-Cuerpo

Todo es energía, nuestro cuerpo es energía, un mueble o un aparato eléctrico es energía, el aire, el sol, la tierra, nuestros pensamientos, nuestros sueños, nuestros cinco sentidos… en fin, todo en esta Tierra y en el Universo se rige por la energía, es el patrón de comunicación universal por excelencia.

Todo tiene un principio, un origen y todo lo que consideramos materia está formado por átomos, dichos átomos contienen la información esencial del ser u objeto al que pertenecen. Hay algo increíble en todo esto, a pesar de que un átomo puede crear la materia, el átomo NO ES MATERIA, lo podemos considerar como un ser de inteligencia y vida propia que a pesar de no estar constituido con características de materia, tiene la capacidad de crearla.

Leer más

Vías Respiratorias y Sistema Inmunológico

Vías Respiratorias y Sistema Inmunológico

La función central de la respiración es un proceso de intercambio: Al inspirar, el oxígeno contenido en el aire es conducido a los glóbulos rojos. Al expirar expulsamos el anhídrido carbónico.

A nivel psicosomático, la respiración encierra la polaridad de acoger y expulsar, de tomar y dar. Si tenemos problemas al respirar, hemos perdido este ritmo, algo rechazamos, algo no estamos aceptando, hemos perdido el equilibrio en el dar y recibir y estamos recibiendo mucho menos de lo que damos.

Muchas circunstancias pueden obligarnos a crecer y dar un paso más adelante en temas de independencia y libertad, sin embargo, no siempre estamos dispuestos a abordar este camino. La vida nos brinda la oportunidad de tomar más de ella, pero por alguna razón, rechazamos esta oportunidad y sentimos que nos asfixiamos al sentirnos incapaces de avanzar.

Para avanzar hay que soltar (exhalar) lo que ya no funciona y debemos tomar (inhalar) lo que es útil para nuestro presente. El cambio tendría que ser tan natural como respirar, pero las resistencias lo hacen difícil. No dejamos de respirar, pero dificultamos el proceso.

Cuando logramos por fin comprometernos con nuestra vida y nos damos la oportunidad de dar el primer paso hacia la libertad e independencia, es entonces cuando podemos entonces respirar de nuevo, tomar más aire y con ello, tomar más de la vida, equilibrando el ritmo de inhalar y exhalar, dar y recibir en la misma proporción.

Todas las afecciones respiratorias, ya sean virales o no, llevan este mensaje en menor o mayor proporción. Mientras una gripe nos puede hablar de aquellas circunstancias o personas que ya no soportamos más y la enfermedad nos “aisla” obligadamente de aquello que no soportamos, el asma nos puede hablar de aquello que nos asfixia y es insostenible. La tos, puede hablarnos de palabras que no expresamos y quedan atoradas y las alergias de aquellas cosas (circunstancias o personas) que representan peligro para nosotros, siendo inofensivas. Un sistema inmunológico debilitado puede hablarnos de nuestra incapacidad de defendernos de los demás o poner límites sanos aceptando lo que no deseamos.

Sanar las vías respiratorias representa una forma de reconciliarnos con la vida y de cierta forma, estar en comunión con ella, siguiendo un ritmo justo en el dar y recibir, haciendo justicia para nosotros mismos al restablecer el equilibrio.