0
El dinero en el nuevo mundo

El dinero en el nuevo mundo

El dinero es un símbolo de nuestra energía creativa.

A través de nuestra prosperidad se manifiesta nuestra conexión con nuestra ESENCIA y nuestra conexión con la DIVINIDAD.

Cuando en lugar de la abundancia experimentamos la carencia económica, en realidad, lo que se está reflejando son bloqueos en nuestra energía que pueden materializarse de diversas formas, como proyectos que no se concretan, robos, pérdidas ó ganancias mínimas. A mayor luz, mayor prosperidad, a menos luz, más problemas económicos. La Luz de una persona no se mide por su bondad o buenas intenciones propiamente, sino por su nivel de consciencia.

 

El dinero es energía vital que recorre el planeta al igual que la sangre recorre el cuerpo físico. ¿Por qué el dinero nos falta y la sangre no?. Porque la sangre fluye naturalmente, sin nuestra intervención y al dinero lo manejan nuestros mandatos mentales, en especial el miedo. Los conflictos con el dinero son un indicador de algún problema en otro nivel. Generalmente los mismos conflictos que vivimos a nivel material se reflejan en nuestro mundo emocional.

Los bloqueos energéticos se pueden encontrar en:

  1. Nuestros patrones mentales
  2. Nuestras emociones
  3. Nuestra herencia genética (ADN)
  4. Nuestra experiencias de vidas pasadas
  5. Nuestra energía

Todo, absolutamente todo, crea hilos invisibles para nosotros. Muchos de los bloqueos pueden estarse creando en el presente en base a lo que cargamos del pasado.  Algunos bloqueos los conocemos bien y los tenemos conscientes, otros los desconocemos totalmente y ahí es donde entra la dificultad de sanación.

En el transcurso de este curso, iremos abordando cada una de estas zonas de manera más profunda.

EL DINERO EN EL NUEVO MUNDO

Actualmente, el dinero está viviendo una transformación profunda, no solo en nuestro planeta, sino en la forma en que lo percibimos. La consciencia colectiva se está transformando y con ellos, estamos reconstruyendo nuevas bases, sin embargo, para que esto pueda ser posible, el mundo material, tal y como lo concebimos, será destruido, no necesariamente hablamos de una destrucción física, sino nos referimos a las bases en las que están fundamentadas pues el dinero se ha fundamentado como UN SISTEMA DE CONTROL que no puede continuar de esa manera pues ya no es útil así.

La nueva concepción del dinero, está fundamentada en la confianza en el curso de la vida y el universo en nuestro interior.

Aceptamos que la energía creativa y la energía del universo son la fuente básica de todo. Una vez que nos conectamos y entregamos a ella, todo nos pertenece. El vacío se llena desde nuestro interior. Nos damos cuenta de que el dinero es un reflejo de la energía que se traslada a través de nuestro canal.

Entre más aprendamos a funcionar en el mundo confiando en nuestra intuición, más fuerte será nuestro canal y probablemente tendremos más dinero.

La cantidad de dinero en la vida depende de nuestra habilidad para escuchar a nuestra guía interior y para arriesgarnos a actuar de acuerdo con ella. Cuando escuchas al universo y actúas de acuerdo a él, el dinero entra a tu vida de manera creciente. De esta manera, el dinero fluye sin sacrificios. El aprender a guiarnos de nuestra intuición implica SOLTAR NUESTROS MIEDOS MÁS ARRAIGADOS, pues aún con una intuición desarrollado, nuestros miedos pueden crearnos las suficientes justificaciones para SOLTAR AQUELLO QUE PUEDE SER PARA NUESTRO BENEFICIO.

La obtención del dinero se convierte en una consecuencia de nuestra realización personal, ya no trabajamos solo por dinero sino que elegimos aquél trabajo que amamos, elegimos seguir nuestra vocación, entonces además del dinero obtenemos satisfacción personal y dejamos de vivir con vacíos en torno a la prosperidad.

Ser un canal de prosperidad significa que la abundancia del Universo se exprese a través de nosotros

 

Acerca del autor
Harumi Puertos
Fundadora de Rutas del Alma Especialista en Terapias Alternativas, Cambios Planetarios y Facilitadora en el crecimiento espiritual.

Deja un comentario