0
El Proceso de Creación y el Inconsciente Colectivo

El Proceso de Creación y el Inconsciente Colectivo

Creación al azar

Desde que abrimos los ojos por la mañana y comenzamos la rutina del día a día, estamos creando, la casa que tenemos, la profesión que desempeñamos o la ciudad donde vivimos, es nuestra creación lo reconozcamos o no. Las coincidencias que nos rodean, las sincronías y hasta la capacidad de ganar en juegos de azar, es nuestra creación.

La misma capacidad creativa tiene un médico, un abogado, un policía, un albañil o un maestro espiritual. Todos estamos creando nuestra realidad en este momento, nos guste o no, nos haga feliz o no, sea la realidad que deseamos o no, es nuestra creación. El 90% de la población no es consciente y ve su creación como producto del azar, la suerte o el destino, por lo mismo, muchos no pueden mantener por largo tiempo “rachas de buena suerte” y no pueden frenar “tiempos de adversidad”. Cuando somos conscientes, podemos saber que ingredientes se fusionaron para crear circunstancias positivas y podemos salir más rápido de tiempos de adversidad. De cierta forma, ser creadores conscientes implica niveles altos de responsabilidad y compromiso con la vida misma, la responsabilidad tiene que ver con saber a ciencia cierta que hemos hecho para crear lo que nos rodea y el compromiso tiene que ver con el nivel de entrega que tenemos en la creación de nuestra realidad. A mayor responsabilidad y mayor compromiso, mayor capacidad de expansión de una realidad expansiva y luminosa.

El inconsciente colectivo como realidad común

El mundo que creemos ver como real y sólido no es más que la suma de millones de ondas electromagnéticas, de energía en movimiento, creando un perfecto holograma tridimensional. Todas las posibles realidades están presentes en forma de componentes energéticos que decodificamos con nuestros sentidos y nuestro cerebro.

Aquello que todos vemos por igual y con lo que todos estamos de acuerdo, no son más que las proyecciones energéticas del inconsciente colectivo, al cual estamos todos conectados y de lo cual hemos creado una versión en nuestra propia realidad. El hecho de que la hierba sea verde, la nieve blanca y fría, el fuego queme o el agua se transparente es porque todos estamos de acuerdo en que eso “es así” y así lo percibimos, estamos programados desde tiempos inmemorables para aceptar que para todo el mundo esas cosas tienen el mismo significado, y gracias a ello, podemos interactuar y vivir juntos en algo que aparentemente es tangible y real para todos por igual, pero que en realidad, no son más que PROYECCIONES HOLOGRÁFICAS aceptadas por todos.

Todas las posibilidades, todos los pensamientos, ideas, sueños y miedos, habitan en el inconsciente colectivo, desde las experiencias más plenas hasta los miedos más profundos. Todas las realidades están definidas por frecuencias de energía y esto las hace únicas.

En el momento en que nosotros comenzamos a “vibrar” a una frecuencia de energía determinada, somos capaces de “descargar” del inconsciente colectivo, una realidad afín a esta frecuencia.

La idea de comprar un Ferrari rojo, no vibra igual a la idea de inscribirte a la carrera de médico en la universidad y tampoco vibra igual que un accidente de carretera ni al encuentro con el amor de tu vida. Cada hecho, cada circunstancia, cada idea, cada cosa, cada persona, etc. Se define por una frecuencia de energía única que le caracteriza y eso hace que millones de realidades puedan habitar eternamente en el inconsciente colectivo, se mantengan siempre disponibles y sean nuestros justo cuando vibramos en una frecuencia igual, llegando este punto, podemos entonces “descargarlo” a nuestra realidad (seamos conscientes de ello o no), por ley de atracción.

Proceso de Creación

Imagina que vives en una casa que hasta ahora, había sido perfecta para ti, pero el último año decidiste dedicarte a la pintura y esto ha fluido con mucho éxito. Hoy en día necesitas un espacio más grande para trabajar, requieres integrar a tu casa dos elementos importantes: Un estudio grande para tus pinturas y un jardín hermoso para inspirarte. Te dispones entonces a buscar una casa en donde las necesidades que buscas llenar son muy claras, quieres las mismas comodidades/habitaciones que tienes hasta hoy, mas tu estudio y jardín. Tu deseo es muy claro y lo tienes consciente, vibra a una alta frecuencia porque no hay pensamientos/sentimientos limitantes que interfieran y la sola idea te llena de alegría, así que el subsconsciente envía este deseo al Inconsciente colectivo. Tu deseo vibra a una determinada frecuencia y estando ya dentro del inconsciente colectivo, simplemente buscará otra energía que vibre en la misma frecuencia y puedan fusionarse.

En otro punto de la ciudad tenemos a María, que busca vender su casa y es una casa hermosa con un estudio muy grande y una hermoso jardín, justo lo que tú necesitas. El deseo consciente de María de vender su casa, habita ya dentro del inconsciente colectivo y vibra a la misma frecuencia que el tuyo.

María pone un anuncio en el periódico de su casa en venta. Ahora tu subconsciente deberá intentar hacerte llegar a este anuncio para materializar tu deseo. Tu subconsciente buscará la forma de hacerte saber de esa casa, por lo que despertará en ti el deseo comprar el periódico el día en que ese anuncio salga publicitado, a eso le llamarás intuición, corazonada, etc. Compras el periódico, tu mente se fija justo en el anuncio de María y a eso le llamarás coincidencia o sincronía.

Dos deseos del inconsciente colectivo pudieron fusionarse gracias a la ley de atracción y pudieron materializarse gracias a la creación de sincronías en este proceso.

Dado que este ejemplo alude a que se trata de creaciones fáciles de realizar por la nula existencia de resistencias, miedos, limitaciones mentales, etc. Esta realidad puede crearse en pocos días y tal vez a esto le llames milagro. Los milagros ocurren cuando hay nula resistencia hacia la creación que intentamos construir.

Este es tan solo una forma muy breve de ejemplificar, como todos estamos unidos a la mente colectiva y no hay nada fuera de ella. De cierta manera, todos los subconscientes de todos los seres humanos, se encuentran siempre activos, siempre “encendidos” explorando el inconsciente colectivo, buscando cualquier cosa que le sea afín para fusionarse y posteriormente, materializarse en el mundo.

Por supuesto, hay creaciones muy simples y sencillas como el l ejemplo que he dado aquí, pero también hay otras creaciones que pueden ser mucho más complejas en su fondo y estructura lo que exigirá mucha más atención de nuestra parte.

Por darte un ejemplo breve, imagina que de pronto Ana ha generado cierta frecuencia de amor en si misma lo que le hace desear relaciones llenas de luz y amor. Al poco tiempo de establecer su deseo, las sincronías le hacen llegar “mágicamente” personas que resuenen vibratoriamente con ella en ese momento y logra crear amistades, pareja y sociedades laborales totalmente armónicas.

Ana continúa creciendo como persona y un día empieza a “vibrar” con el deseo de lograr “más libertad” en su vida. De un momento a otro, Ana ve como muchas de sus relaciones comienzan a colapsarse y empieza a vivir fracturas y rupturas en muchas de ellas. Se pierde la armonía que hasta hace tiempo, se tenía. Al principio ella no logra entender que es lo que ha pasado, con el tiempo, ella logra ver que su deseo de libertad hizo que todas aquellas relaciones que iban en contra de esta libertad, se disolvieran, ahora ella entendía que todas aquellas relaciones que

estaban más basadas en dependencias que en amor, tenían que irse o transformarse para trascender su deseo de “libertad”.

Muchas veces, podemos tener muy claro aquello que deseamos, pero no siempre somos conscientes de lo que se requiere para cumplir este deseo y muchas veces, como en este caso, la creación de un deseo, va relacionada a la sanación de heridas y en consecuencia, de relaciones o circunstancias. La consciencia obliga a no perdernos ningún detalle en el proceso de creación, ya sea porque podamos verlo antes de la creación o porque podamos comprenderlo, al final del proceso.

Extraído del Curso: Cruzando el Portal

Acerca del autor
Harumi Puertos
Fundadora de Rutas del Alma Especialista en Terapias Alternativas, Cambios Planetarios y Facilitadora en el crecimiento espiritual.

Deja un comentario