0

Marcas toxicas de cosmeticos

En  busca  de  independencia  y  libertad,  pero también, en busca de materializar mayores niveles de belleza física, hemos  cedido  la  responsabilidad  de nuestra  salud,  a laboratorios químicos que están muy lejos de guiarse por los códigos éticos o morales que nosotros damos por hecho. Compramos sin cuestionar, sin investigar, brindamos nuestra total confianza a multinacionales y enormes empresas de marcas reconocidas, sin saber lo que hay detrás de la fabricación de sus productos.

Hemos aceptado que comerciantes dicten el ritmo de la moda y que incluso, el  término  belleza  sea  distorsionado  de  tal  forma,  que  belleza  signifique rechazar nuestra propia naturaleza, apuntando a una profunda insatisfacción y un eterno consumismo, creando innumerables vacíos imposibles de llenar. Amarnos a nosotros mismos no significa comprar los productos más caros, significa tomar la responsabilidad del tema y recuperar el poder cedido para brindarnos lo mejor a nosotros mismos.

Quisiera compartir contigo un estudio muy interesante que ha creado la Asociación Española de Cosmetólogos y Cosmiatras en donde analizan uno a uno, los químicos más utilizados dentro de los cosméticos actuales. Puedes leerlo completo pulsando aquí y descargarlo en PDF pulsando aquí.

Colorantes, emulsificantes, perfumes, disolventes, suavizantes, conservantes, inician  apenas  la  lista  de  los  grandes  químicos  incluidos  en  la  industria cosmética, que no solo pueden dañar la piel creando ciertos tipos de alergias, sino  que  pueden  crear  importantes  alteraciones  como  pueden  ser hemorragias, dañar el sistema inmune, alteraciones  en muchos de nuestros órganos vitales o incluso, producir cáncer. Nada está prohibido en la industria cosmética ni en la industria de los laboratorios químicos, todo está permitido pues  las  grandes  empresas,  no  trabajan  en  función  de  servicio,  sino  en función de incrementar su riqueza con nula ética ni moral y bajo un sistema que legaliza o permite el comercio bajo estas circunstancias.

Lamentablemente, las grandes multinacionales son las que más químicos destructivos pueden utilizar, marcas como: Maybelline, Estée Lauder, Clinique, Plenitud, Biotherm, Nivea, Sanex, Avena Kinesia, Johnson´s Baby, Gillette, Palmolive, La Toja, Sanex, Williams, Agua Brava, LÓreal, Helena Rubinstein, Ralph Laurent, Estee Lauder, Pleasures, Cacharel, Christian Dio, Armani, Lancóme, Lancaster, son tan solo algunas de ellas.

Contrario a lo que suponemos, los químicos no pueden ser procesados por nuestro cuerpo pues no pertenecen a lo natural, molecularmente no hay coincidencia con nosotros, por lo tanto, el cuerpo no puede reconocerlo ni procesarlo por lo mismo, no puede absorberlo ni desecharlo.

Tan solo por dar un ejemplo, tenemos el aceite mineral que se incluye en la gran mayoría de los cosméticos. Este aceite da una apariencia de humectación a la piel que logra al quedarse en la superficie de la piel, como si fuera una película plástica, tapando los poros, impidiendo que la piel respire, haciendo que más tarde se generen alergias, irritaciones o afecciones diversas.

El aceite mineral es un derivado del petróleo que no registramos como peligroso pues lo vemos distribuido en todas las tiendas en su presentación más común como es el Aceite para Bebé (de cualquier marca). Productos como la Vaselina para bebés, está creado de aceite mineral también. Por supuesto, las bases de los laboratorios químicos no están fundadas en el servicio a la humanidad pues sus bases están en el comercio puro, en la generación de riqueza, a costa de lo que sea.

El  proceso  evolutivo  actual,  nos  invita  a  regresar  a  un  pasado  lleno  de sabiduría  rescatando  así,  el  conocimiento  perdido,  en  nuestra  vertiginosa búsqueda de independencia, libertad, progreso y modernidad.

Tomar todos los beneficios de la naturaleza guardando siempre un equilibrio perfecto en nuestra interacción con ella. Tomar solo lo necesario, respetando así  el  equilibrio  y  la  vida.  Sabiendo  que  solo  lo  que  es  natural,  puede beneficiarnos  pues  portamos  códigos  similares  que  nos  hacen  parte  de  lo mismo.

La única forma que tenemos de asegurar los ingredientes que se incluyen en una crema cosmética, es haciéndola nosotros mismos, pero si no está en tus manos hacerlo, te sugiero siempre comprar productos que sean creados de manera artesanal en donde puedas tener un mayor acercamiento con el producto y sus productores.

Pero si realmente deseas generar un cambio en ti, te animo a crear tus propios productos y mejor aún,  compartirlos con quienes te rodean, te invito a inscribirte a nuestro curso de Cosmética Natural, desde cualquier parte del mundo.

Acerca del autor
Harumi Puertos
Fundadora de Rutas del AlmaEspecialista en Terapias Alternativas, Cambios Planetarios y Facilitadora en el crecimiento espiritual.

Deja un comentario

*